Page 25 - Internos 89
P. 25

   25
      Desde hace más de una década, se habían advertido las numerosas, alrededor de 500.000, sucesiones anuales de carácter transfronterizo en el seno de la Unión Europea. Por ello, era necesario instrumentar un procedimiento rápido para que el ciudadano que viva en otro país de la Unión pueda decidir la aplicación de la ley de su naciona- lidad a la sucesión hereditaria.
Para ello se dictó el reglamento 650/2012, de 4 de julio de 2012 estableciendo la ley competente, la ley aplica- ble, la aceptación de las resoluciones judiciales, la acep- tación de los documentos públicos sobre sucesiones mortis causa y la creación de un certificado sucesorio eu- ropeo que permitiera acreditar que las personas son he- rederos de una herencia, sin más formalidades.
Hasta el 17 de agosto de 2015, el artículo 9.8 del Códi- go Civil no distinguía entre sucesiones internas y trans- fronterizas, siendo de aplicación la ley de la nacionalidad del causante y, en su caso, de su vecindad civil.
Pero a todas las sucesiones transfronterizas abiertas a partir de esa fecha, pues para las internas España mantie- ne la regulación anterior, les es de aplicación el Regla- mento 650/2012 europeo de Sucesiones, cuyo punto de conexión es la residencia habitual, salvo vínculo mani- fiestamente más estrecho con un Estado distinto u op- ción del causante por su ley nacional en el momento de realizar la elección o en el momento del fallecimiento (professio iuris).
El Reglamento Europeo simplifica las reglas y da a los ciudadanos la posibilidad de escoger la legislación que desea ver aplicada, una vez que llegue su momento. El Reglamento ofrece tres opciones:
1. El Principio: aplica la ley del estado en el que el difunto tuviera su residencia habitual en el mo- mento de su fallecimiento, incluso si se tratara de la Ley de un estado No-Miembro de la UE. Una ley única regirá el conjunto de la sucesión.
2. La Excepción: si resulta, a título excepcional, que el difunto mantenía lazos más estrechos con otro Esta- do, la ley que prevalecerá será la de éste último, sin embargo, no define qué es residencia habitual ni es- tablece un mínimo periodo de tiempo de permanen- cia en un lugar.
Estas dos primeras opciones se regulan en el ar- tículo 21 de dicho Reglamento.
3. La Opción: la posibilidad de elegir la ley de uno de los Estados de los que el causante posee su naciona- lidad. Esta opción se formula a través de un testa- mento o declaración que reviste la forma de una disposición por causa de muerte. El Reglamento reconoce que el testador pueda optar porque sea la ley de su nacionalidad la ley aplicable a la suce- sión (ejercicio de la professio iuris) esta opción viene regulada en su artículo 22.
Por tanto, la estipulación a reseñar en los testamen- tos puede ser la siguiente:
ESTIPULACIÓN
Hace constar el compareciente su voluntad de que el conjunto de su sucesión se rija por la Ley de su naciona- lidad-vecindad civil española, —que actualmente po- see—, con independencia de la naturaleza de los bienes y del lugar donde radiquen.
Aunque el Reglamento se aplica a todos los aspectos de una herencia (lugar de apertura, adjudicaciones, liqui- dación, partición y administración), se excluye explícita- mente todo lo que se refiere a donaciones, contratos de seguro de vida, pactos de inversión, trust, regímenes ma- trimoniales, obligaciones alimentarias y a la naturaleza de los derechos reales y a la fiscalidad.
Sobre este punto último, las reglas, sin embargo, no cambian: cada país donde bien el difunto o uno de los herederos reside, así como cada país en que se encuen- tre un elemento del patrimonio sucesorio mantiene el derecho relativo a los impuestos a pagar por la trans-
Práctica notarial
  LAS HERENCIAS TRANSFRONTERIZAS
Y EL CERTIFICADO SUCESORIO EUROPEO
Miguel Angel Bueno Amarillo | Oficial de notaria de Madrid
         















































































   23   24   25   26   27