Page 24 - Internos 89
P. 24

 24
 Práctica notarial
  a todos los hijos de un mismo progenitor, nacidos dentro o fuera de matrimonio, estuvieran o no sus padres casados entre sí. En el marco de esta modificación del Código civil se encuentra introducido el actual párrafo 3.o del art. 814 del CC, en virtud del cual: “Los descendientes de otro descendiente que no hubiera sido preterido re­ presentan a éste en la herencia del ascendiente y no se consideran preteridos”.
La reforma introducida en materia de preterición de he- rederos forzosos es reflejo de la nueva disciplina de las re- laciones familiares toda vez que, como consecuencia de la equiparación de todos los hijos cualquiera que sea su filia- ción, pasan a ser legitimarios algunos ascendientes y des- cendientes que antes no tenían esta cualidad, por lo que serán más frecuentes los supuestos de preterición.
Si bien lo cierto es que el legislador buscaba evitar la preterición de los descendientes de un descendiente pre- muerto que son, a su vez, legitimarios, el precepto viene a introducir un verdadero derecho de representación en la sucesión testamentaria, aunque especial y limitado para el caso específico que contempla.
RECAPITULEMOS
¿Cuándo procede el derecho de representa­ ción?
El derecho de representación procede en caso de pre­ moriencia, desheredación o incapacidad del repre- sentado. Por tanto, no hay derecho de representación en caso de renuncia.
¿Quién tiene derecho de representación?
En cuanto a quién tiene derecho de representación, está regulado en los artículos 925 y 927 del Código civil.
¿Cuáles son los efectos del derecho de representación?
El principal es que la herencia se distribuye por es­ tirpes, de acuerdo con el artículo 926 “Siempre que se herede por representación, la división de la herencia se hará por estirpes, de modo que el representante o repre- sentantes no hereden más de lo que heredaría su repre- sentado, si viviera”. En definitiva, los que suceden por re- presentación ocupan el lugar que hubiera correspondido al representado en la herencia con todos sus derechos y obligaciones.
¿Y si el fallecido sí otorgó testamento?, ¿Cabe el derecho de representación?
Esta cuestión ha sido objeto de profundo debate, si bien en la actualidad la doctrina mayoritaria considera que el derecho de representación en los casos de premoriencia, es decir, que el hijo muere antes que el padre (artículo 933), desheredación (artículo 857)) e incapacidad (ar­ tículo 761), heredarán en los términos previstos en di- chos artículos.
No obstante, en cuanto al alcance del derecho de repre- sentación, mientras que en los casos de desheredación e incapacidad el derecho de representación sólo se dará respecto de la legítima, en el caso de premoriencia, comprende todo lo que al representado le hubiera correspondido heredar.
          



















































































   22   23   24   25   26