Page 31 - Internos_84
P. 31

   31
                                                 ¿TODAVÍA NO ERES SOCIO?
Si eres empleado de Notaría no lo dudes, contacta con nosotros y asóciate...
TODO SON VENTAJAS
Cursos / Formación Asesoramiento Agencia interna de empleo Publicaciones, etc...
Asóciate
CONTACTA HOY MISMO CON FEAPEN
contacta@feapen-internos.org Telf.: 91 532 32 51
  za cualquier otro compañero del despacho. Suele atender consultas de personas que se encuentran en distintos sitios, y que, al conocer que es empleado de la Notaría, se les suele abordar con farragosas preguntas, para ello tiene o debe tener un mínimo de conocimientos prácticos y teóricos del funcionamiento de la Notaría y de cuestiones jurídicas básicas que puedan ayudar a las personas que le interro- gan por la calle, dando facilidad para que estas personas puedan acudir al despacho con un mínimo de conocimiento de lo que pretenden resolver en los despachos.
LABOR DE RECADOS.- Como ya hemos dicho ante- riormente, el Subalterno es la persona que realiza todo tipo de recados y encargos que previamente se le han asignado a lo largo del día. Debe organizarse de tal manera que cuando sale a la calle tiene que priorizar algunos encargos y llevar un orden exhaustivo de los lugares a los que ha de acudir para dejar todo el trabajo bien hecho.
Desgraciadamente tenemos la costumbre de esperar al último momento para encargar “siempre con carácter de urgente”, como no podía ser de otra manera, el envío de alguna carta, algún certificado, la recogida o llevanza de algún documento a los Organismos Oficiales, Registros, etc.; para ello, debemos tener un especial cuidado en no agobiar al compañero y hacer que su tarea pueda orga- nizársela sin romperle los esquemas, esto redundará en el mejor funcionamiento del despacho y mayor agilidad a la hora de resolver los asuntos encargados.
LABOR EN EL DESPACHO.- Una vez realizadas las tareas propias del reparto, el subalterno tiene que encar- garse de realizar oficios, poner notas en las matrices, orde- nar y foliar éstas y encargarse de que todo esté en el plazo correspondiente sin mayor dilación.
También se suele encargar de las comunicaciones telemá- ticas de las escrituras. Algunos, salvo que esa función esté delegada en la persona encargada de recepción, tienen que encargarse del escaneo de los documentos de identi- dad de los comparecientes.
En definitiva, es la persona que hace las pequeñas “gran- des” tareas de culminar el cierre de una escritura, el control y el archivo de la misma.
¿Alguien podría afirmar ahora que la figura del subal- terno es irrelevante o falta de contenido? Quienes piensen así están muy equivocados. El trabajo que desempeña la persona enclavada en el grupo de Subalterno realiza una labor impagable en la Notaría, a veces injustamente me- nospreciada o, lo que es lo mismo, subestimada. Cuestión ésta nunca más lejos de la realidad, desde este artículo no puedo más que hacer una alabanza al impagable y calla- do trabajo que realizan los subalternos en las Notarías. Sin ellos no es posible que una Notaría que se precie funcione adecuadamente.
En el próximo artículo más, dedicado al COPISTA.
   


















































































   29   30   31   32   33