Page 30 - Internos_84
P. 30

 30
 Práctica Notarial
  Código de buenas prácticas
de los empleados de notarías (II)
Subalterno
Jesús-Francisco Fernández Díez
Oficial de Notaría. Abogado. Mediador Civil y Mercantil. Auxiliar técnico en Relaciones Públicas
 Continuamos con el segundo de los artículos que irán saliendo en las siguientes revistas de INTER-NOS, una serie de artículos de práctica notarial que creo son interesantes para, desde mi experiencia personal de más de 35 años en la profesión, puedan dar un poco de luz, consejo y aseso- ramiento para el buen funcionamiento de la oficina nota- rial y especialmente en cuanto a su personal.
En este artículo hablaremos de la figura del empleado de Notaría en el ámbito de la categoría de Subalterno, categorizada en el Convenio Colectivo de Empleados de Notarios y personal empleado (empleados de Notarías) en el Título III “Clasificación Profesional” como del Grupo ter- cero.– Incluye aquellos empleados que desempeñen funcio- nes con las características siguientes:
“El empleado que principalmente realiza trabajos de ca- rácter accesorio como recados, recepción, atención telefó- nica, tramitación telemática y otros análogos o varios de los aquí enumerados”.
Una pequeña matización, la palabra “trabajos de carác- ter accesorio” no quiere decir que tengan menos valor que los que realiza cualquier otro empleado de Notaría, que quede claro desde el primer momento, no seamos borricos.
Soy un defensor a ultranza de la función que desempe- ña el SUBALTERNO en la Notaría, no solo porque en sus tiempos pasé por este grupo, sino porque desde mi experiencia profesional siempre he admirado y admiraré a las personas que de forma callada y abnegada reali- zan las funciones propias de esta categoría profesional y muchas veces no están valoradas suficientemente como se merecen. ¿Qué haría yo sin mi compañero del alma que todos los días está disponible para cualquier cosa que le pueda pedir y que requiere de una disponibilidad y sacri- ficio impagables? Me refiero a cuando necesito “siempre urgentemente” me faciliten un certificado de nacimiento, de matrimonio, que envíe tal o cual carta urgente con acuse de recibo, que me comunique telemáticamente una escritura que ya está firmada y cuando todos estamos preparados para salir, esta persona se queda hasta que manda y pre- para los envíos telemáticos.
Haga frio, calor, truene o llueva, siempre está en disposi- ción de auxiliar a los compañeros en tareas que desgracia- damente no están tan valoradas como merecieran, tareas que son indispensables para el buen funcionamiento de la Notaría, y no digamos cuando se trata de una Notaría que se encarga de la gestión de las escrituras, esto ya es punto y aparte.
Requiere un esfuerzo extra cuando les pedimos que remi- ta rápidamente una escritura a la Oficina Liquidadora, que gestione la Liquidación del Impuesto Sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía), que lleve y controle las entradas y salidas del Registro de la Propiedad.
Además de las indicadas anteriormente, las funciones del Subalterno en la Notaría, son tan diversas como el escaneo de los Documentos Nacionales de Identidad de los compa- recientes; el foliado de las matrices y la llevanza del orden de las mismas en los archivos que posteriormente serán encuadernados; la consignación de notas en las matrices cuando se ha revocado un poder, se ha subsanado una escritura o poner las diligencias de envíos de copias de escrituras a los distintos Organismos Oficiales.
La gestión en las oficinas de correos es muy importante para este grupo profesional, rellenar el impreso necesario, ensobrar las cartas, ir a correos, certificarlas y estar pen- dientes del acuse para posteriormente poner la correspon- diente diligencia en la matriz.
Si los que estamos haciendo escrituras nos tuviéramos que dedicar a realizar todas y cada una de las funciones que realiza el compañero, sería completamente imposi- ble que una Notaría funcionara como es debido, máxime cuando se trate de una Notaría de un volumen superior a las 3.000 matrices anuales.
La perona del subalterno es fundamental para la Notaría, es la cara visible del despacho cuando está en los distintos lugares a los que se le envía, normalmente hace una labor fantástica de eficacia, educación, respeto, cues- tiones éstas que son tan importantes como las que reali-
      
















































































   28   29   30   31   32